LUGARES CERCANOS

El Baix Empordà posee una situación privilegiada dentro del continente europeo. Los accesos principales existentes (autopista, línea ferroviaria, aeropuerto...) están muy cerca de la comarca, lo que facilita su acceso. Por otra parte, debido a su situación geográfica, el Baix Empordà goza de un clima templado, de manera que se puede disfrutar  de la comarca durante todo el año.

La facilidad de acceso, la belleza natural del entorno, el carácter de sus gentes, las playas, el importante patrimonio histórico y cultural y el amplio abanico de actividades y servicios que el Baix Empordà ofrece hacen de nuestra comarca el lugar ideal para pasar ya sea un solo día o unas largas vacaciones.

Aquí encontrará desde pequeñas iglesias románicas perdidas entre montañas pobladas de alcornoques hasta calas de difícil acceso, con finísima arena dorada y un mar tan azul que se confunde con el cielo, y podrá disfrutar de una variada y divertida oferta de ocio nocturno, así como de la especial y rica gastronomía del país.

 

Begur

Begur, al abrigo de su castillo, ha sido desde siempre una población de tradición marinera. Aparte de la pesca, en su historia destaca el trabajo de los pescadores de coral, que en esta zona de la costa data de antiguo.

Begur está amparada por el PEIN Muntanyes de Begur. La Reserva Marina de Ses Negres y una costa extraordinariamente abrupta y salvaje configuran un conjunto incomparable de calas y parajes de gran belleza natural. Algunas de estas calas acogen antiguos barrios de pescadores reconvertidos ahora en discretos centros turísticos: es el caso de Sa Riera, Aiguafreda, Sa Tuna, Platja Fonda, Fornells y Aiguablava.

Calonge

Sant Antoni ocupa la zona litoral, equipada con una amplia oferta turística y presidida por la gran playa arenosa, que se extiende a lo largo de 3,5 kilómetros y donde, en los meses de verano, se celebran actividades de toda clase. La más popular de éstas es quizá la campaña Verano Activo, que organiza la Oficina de Turismo y que en muchos casos tiene como protagonistas a los más pequeños. Desde Sant Antoni también tenemos la posibilidad de conocer el litoral recorriendo a pie el camino de ronda, ya sea por nuestra cuenta o bien participando en una de las visitas que organiza el pueblo.

Pals

La situación del pueblo de Pals, en lo alto de una colina, se debe a los abundantes humedales y zonas pantanosas que antiguamente rodeaban la población. En la actualidad, el municipio tiene unos 2.793 habitantes, repartidos principalmente entre la localidad de Pals, los Masos de Pals y la Platja de Pals.

La población es un recinto amurallado restaurado y muy bien conservado que data de la época medieval. Del antiguo castillo sólo se conserva la Torre de les Hores, bello ejemplo de torre románica de fortaleza. En todo el núcleo también es posible admirar diversos edificios góticos, como la actual Casa Museo de Arqueología Subacuática Ca la Pruna —alojada en una casona fortificada de los siglos XV-XVI con dos torres— y la iglesia de Sant Pere.

Platja d'Aro

La población de Platja d’Aro, emplazada al borde de una extensa playa de arena dorada, se ha desarrollado sobre todo a partir del boom turístico de mediados del siglo pasado y es donde se concentran la mayoría de los servicios turísticos. Sus calles configuran una gran zona comercial y de ocio diurno y nocturno que se mantiene activa los 365 días del año. Aquí encontrará una gran cantidad de tiendas que comparten vía con todo tipo de locales de ocio, bares de copas, discotecas y restaurantes.